¿Qué es un diseñador de producto?

Porque el diseño es el nuevo lenguaje de los negocios. "El software se está comiendo el mundo". La tecnología no es el diferenciador que solía ser. Los costos de inicio han caído cerca de cero, reduciendo la barrera para los nuevos participantes. Las empresas ahora pueden operar a escala en dominios individuales, completamente en código.

Y todo eso significa que el producto y su experiencia se han convertido en los principales diferenciadores. El código es fácil de replicar. Una experiencia superior no lo es. El diseño de un producto, cómo satisface las necesidades humanas, cómo brinda placer y cómo funciona, tanto entre bastidores como en el escenario, nunca ha estado más en el punto de mira.

Entonces, ¿qué significa eso para el diseñador, aquel cuyo trabajo solía ser "hacerlo bonito"?

Significa que ahora lideras la carga. Para el cliente, por la experiencia, para la marca, para el negocio. Geoff Teehan (Director de Diseño de Producto de Facebook) lo expresó así: "Este es un momento increíble para ser diseñador. Es la edad de oro, simplemente no lo sabemos todavía. En algunos casos, puede trabajar directamente con personas como Ev, Zuck y similares. Eso es bastante loco ".

Entonces, ¿quieres diseñar el producto del futuro? Será mejor que conozcas tu historial de diseño. Porque el papel del diseñador de productos nació en una nota mecanografiada de 1931, escrita por un gerente de Procter & Gamble, que más tarde se convertiría en Secretario de Defensa y crearía la NASA.

 

La historia

En mayo de 1931, en Cincinnati, Ohio. Neil McElroy erá responsable de las crecientes ventas de la marca de jabón Camay, y en cierto punto empezo a no ir bien. Camay estába en peligro de ser eclipsado por el jabón Ivory de P&G.

McElroy se da cuenta de que la forma en que su organización tiene una estructura anticuada. Así que se sienta frente a su máquina de escribir y saca una propuesta que impactaría industrias que ni siquiera existían. Su propuesta: el hombre de la marca.

El hombre de la marca era una idea novedosa en ese momento. Empresas como P&G contrataron personas para funciones comerciales específicas, como, por ejemplo, ventas o investigación o administración.

Pero el hombre de la marca, y luego el gerente de marca, se encargaría de guiar un producto hacia el éxito. Intentaría comprender qué procesos funcionaban y cuáles no, intentando aplicar este mismo tratamiento a otros territorios que son comparables. Y él iría al campo para medir los resultados, informando con datos para ajustar su enfoque. Pronto, P&G reorganizaría su compañía en torno a este nuevo papel inventado, y McElroy se haría cargo de la empresa. Competidores de todo el mundo los copiaron.

McElroy tampoco no pudo haber previsto su papel en la creación del concepto de gestión de productos en software. Pero fue un ex gerente de marca de P&G quien introduciría este concepto al software en 1981: Scott Cook, fundador de Intuit. 

 

Actualidad

Ahora, asistimos al aumento del diseño de productos. Y el diseñador del producto se encuentra en los hombros del gerente de producto. Para comprender realmente qué ocurre con el diseño de productos, primero debemos entender cómo se originó el gerente de productos.

En la década de 1980, las compañías de software estaban en aumento. A medida que el desarrollo de nuevos productos se hizo más complicado y los ingenieros se quedaron sin ancho de banda, la usabilidad tendió a sufrir. Además de eso, los productos se volvían cada vez más orientados al consumidor.

Scott Cook fue uno de los primeros en implementar principios similares a los de gestión de marca en una empresa de tecnología. Desde el primer día, buscó observar las necesidades del cliente y resolverlas con un producto. Otras compañías, como Microsoft, llegaron al desarrollo de productos desde una dirección diferente.

En el mundo actual tenemos un concepto diferente de un diseñador de producto. El diseñador del producto combina aspectos de un gerente de producto y un diseñador. La gestión de productos tal como la conocemos se está trasladando al ámbito del diseñador. 

En otras palabras, un diseñador de producto es responsable de 2 amplias tareas:

Identificar la oportunidad de un nuevo producto en la vida de un cliente
Llevar ese producto a la existencia

 

Como se señaló anteriormente, el diseño se ha convertido en una ventaja competitiva significativa. Para darse cuenta de esa ventaja, las empresas necesitan personas que entiendan al cliente, los problemas que enfrentan y cómo el producto puede ayudarlos a superar esos problemas. Entonces, esa comprensión necesita ser sintetizada, visualizada y diseñada en una solución. Y alguien tiene que coreografiar el proceso épico de sacar a la luz esa solución, asegurando la colaboración efectiva de personas de una serie de disciplinas, que incluyen escritura, desarrollo web, ingeniería, mercadotecnia y más.

Por supuesto, como la mayoría de los roles en el mundo de la tecnología, las responsabilidades de un diseñador de producto cambiarán ligeramente con cada nueva compañía y desafío. En algunos lugares, los diseñadores de productos pueden necesitar aprender a escribir código para dar vida a un producto. En otros, una comprensión profunda de la psicología de un cliente es un ingrediente crítico.