Innovación en Latinoamérica: Ramón Ginez

Una pegatina inteligente para pagos pequeños y virtuales que ayuda a aliviar los peligros asociados con los pagos en efectivo en Venezuela

Los pequeños pagos en efectivo son cada vez más riesgosos en Venezuela. La inflación sigue aumentando, el FMI proyectó una tasa de inflación del 720% en 2017 y las previsiones para el futuro son aún más sombrías. Los precios son muy volátiles y los cajeros a menudo solo tienen suficiente efectivo disponible para manejar pequeñas transacciones. Las actividades cotidianas, como tomar un taxi o pagar el estacionamiento, requieren que las personas transporten enormes fajos de dinero en efectivo, lo que aumenta la vulnerabilidad al delito, las ineficiencias y el tiempo perdido en largas colas. Los bancos aún no están seguros de cómo abordar estas necesidades, y parece que los beneficios de adquirir terminales de tarjetas de crédito portátiles no superan el costo para las pequeñas empresas.

Para facilitar estos pequeños pagos en efectivo, Ramón Ginez fundó CityWallet, una empresa fintech que digitaliza micropagos transformando pequeñas sumas de efectivo en "stickers". 15 años trabajando para varias compañías en la industria del software en Venezuela, Argentina, Canadá y Estados Unidos y su creciente preocupación por los problemas económicos de su país natal le dio a Ginez la experiencia y motivación necesarias para lanzar esta iniciativa.

CityWallet es un producto de alta tecnología que combina tecnologías Near Field Communications (NFC) y blockchain para crear una pequeña "pegatina", que luego se puede utilizar para efectuar pagos cuando se "pasa" por un terminal de pago bancario. Los usuarios también pueden usar la aplicación móvil para simplificar el proceso de hacer pequeños pagos, ganando conveniencia, seguridad y flexibilidad.

Inicialmente, el producto se ha enfocado en un nicho de mercado en el sector de estacionamiento de automóviles, donde actualmente se está implementando. CityWallet también se ha instalado en el campus de la Universidad Católica Andrés Bello en Venezuela, donde, en solo 3 días, el sistema atrajo a 1.870 usuarios y se espera que llegue a 4.000 en la siguiente fase de despliegue. "La universidad, como entorno muy controlado, es el laboratorio perfecto", explica el joven emprendedor.

Ginez y su equipo están seguros de que CityWallet podría adaptarse fácilmente para servir a múltiples usos y se están expandiendo activamente en entornos universitarios a través de acuerdos con otras universidades y puntos de venta cercanos, como el Centro Comercial Tolón. A nivel internacional, el equipo está analizando las necesidades específicas de cada país, que CityWallet es ideal para abordar. En Chile, por ejemplo, el producto se está adaptando actualmente para respaldar los pagos de la lavandería automática.

via MIT Technology Review