Octavio Jiménez

octavio_jimenez.png

Combina realidad aumentada y virtual, IoT y Big Data para maximizar la productividad de los procesos de negocio en tiempo real.

"El problema de la realidad aumentada [AR] y la realidad virtual [VR] es que todavía no se considera útil para nada más allá del marketing o la publicidad", dice el fundador de Arvolution, Octavio Jiménez desde México. En su opinión, "aunque la tecnología no está en su punto máximo, ya es una herramienta útil, no es necesario esperar cinco años". Para ayudar a las empresas a aprovecharlo al máximo, Jiménez fundó su empresa para crear soluciones adaptadas a las necesidades del cliente utilizando ambos tipos de tecnología. 

"VR y AR son un prisma necesario para comprender toda la información que el Internet of Things [IoT] y el análisis de big data pueden proporcionar", dice el joven emprendedor. Eso es exactamente lo que hace Arvolution. Jiménez explica que su plataforma "captura información con sensores IoT, la procesa usando análisis de big data y luego la muestra en aplicaciones AR o VR".

Un ejemplo de un servicio que Arvolution puede ofrecer es la supervisión de la calidad de los alimentos procesados n una planta de procesamiento. "Los empleados pueden usar una tableta o smartglasses para monitorear productos y obtener información sobre sus cualidades, como el tamaño y color ideal u otras métricas", todo llevado a cabo visualmente en un entorno de realidad virtual o aumentada, afirma el creador. Los empleados pueden comparar esta información con las mediciones que han obtenido y luego estos datos se incorporan en un motor de análisis de la nube que produce información cualitativa en tiempo real.

Jiménez se graduó en Ingeniería de Animación Digital en la Universidad Panamericana en México el año pasado. Antes de graduarse, fundó Arvolution; participó en el Centro de Tecnología e Innovación, una iniciativa del grupo Carso; fue parte del Bootcamp Global Entrepreneurship 2016 de MIT (EE. UU.) y recibió más de 100.000 euros del programa de aceleración de Numa México. Tomó cada uno de estos avances en muy poco tiempo, consolidando la idea y creando un producto atractivo para las empresas.

Una de esas empresas es Grupo Bimbo, que está llevando a cabo una prueba piloto utilizando la tecnología Arvolution en una de sus plantas en México. Planean implementar la tecnología en todo el negocio en los próximos meses.

José Martín Molina, director de la Red Nacional de Centros para la Toma de Decisiones del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México), subraya que el negocio de Jiménez consiste en "una cadena de valor con varias tecnologías emergentes que, combinadas, podrían dar como resultado un servicio de alto valor agregado ".

via MIT Technology Review