Innovación en Latinoamérica: Juan Carlos Noguera

Gen3D_8.jpg

Sus avances en la impresión 3D podrían ayudar a esta tecnología a salir de un nicho de mercado y revolucionar la fabricación

Aunque en los primeros días de la impresión 3D parecía destinado a revolucionar la impresión 3D, el tiempo ha demostrado que la mayor parte del potencial de esta tecnología aún no se ha materializado. Este tipo de dispositivo funciona bastante bien cuando se trabaja con plásticos, pero actualmente la producción de componentes compuestos por diferentes tipos de materiales, como los metales, que requieren procesos complejos y costosos, actualmente se limita a las grandes corporaciones. Por lo tanto, no es de extrañar que haya investigadores en todo el mundo centrados en hacer que la impresión 3D sea más versátil.

Uno de estos investigadores es Juan Carlos Noguera de Guatemala, el director de diseño de productos en Voxel8. A través de esta empresa, que en 2015 ocupó el lugar 17 en la lista anual de las 50 empresas más inteligentes del MIT, Noguera lideró el desarrollo de la primera impresora 3D multilateral en todo el mundo. Poco después, participó en el diseño de otro modelo capaz de imprimir equipos complejos con circuitos integrados. Su contribución al campo de la impresión 3D ha llevado al reconocimiento de Noguera como uno de MIT Technology Review, Innovators Under 35 Latin America 2017.

La impresora de circuito inteligente se llama Developer's Kit y es capaz de trabajar con diferentes materiales, incluida la tinta conductiva, uno de los productos estrella de la compañía. Es esta tinta la que apuntala la impresión de circuitos, que favorecen la creación de dispositivos complejos como, por ejemplo, un reloj completamente funcional en menos de una hora, o un dron de control remoto.

Noguera explica con orgullo: "Fui responsable de diseñar no solo el producto físico, sino también su usabilidad mediante el desarrollo del software que las personas usan para diseñar a través de la interfaz". Aunque otros investigadores están familiarizados con la tinta conductiva, "la mayoría solo la consideraba una costosa máquina de investigación", dice el joven diseñador, y agrega: "Nosotros, por otro lado, la imaginamos como una herramienta más accesible, sentada sobre un ingeniero o diseñador El escritorio, que permitiría la creación de prototipos libres de ensamblaje ".

El dispositivo de Noguera abre infinitas posibilidades para generar prototipos funcionales a bajo costo y desde cualquier parte del mundo. El kit de desarrollo cuesta alrededor de 9,000 dólares (aproximadamente 7,500 euros), similar al precio de las impresoras 3D que solo pueden trabajar con un material. Y su tamaño es mucho menor que el equipo utilizado actualmente para producir prototipos (como el prototipo CMC), cuyos precios oscilan entre 50,000 y 70,000 dólares (entre 40,000 y 60,000 euros).

Aunque el proyecto aún se encuentra en la fase beta, con 200 impresoras fabricadas, la compañía ya está colaborando con clientes (universidades y empresas) en mejoras de productos y producción en masa. La idea es desarrollar versiones más rápidas y eficientes para uso industrial y quizás en el hogar. Noguera continúa liderando este proyecto desde Guatemala, donde pretende mejorar el tejido innovador de su país natal, mientras espera que el impresor sirva para fomentar la creación de nuevos centros de innovación y producción, independientes de los centros tradicionales, en los países en desarrollo.

Los intereses y la curiosidad de Noguera van más allá del diseño industrial. En sus propias palabras: "La curiosidad, para mí, es la herramienta número 1; lo que me motiva es descubrir cómo se puede hacer algo mejor". En el pasado, Noguera ha explorado una variedad de áreas diferentes, como el diseño de instrumentos musicales y sillas de ruedas de bajo costo, altamente resistentes y fáciles de reparar, y otros dispositivos de movilidad. Estos productos, además de ganar innumerables reconocimientos y premios de Noguera, le han permitido afinar su tremenda capacidad de capturar la sensibilidad del usuario, la capacidad de adaptar el dispositivo a las necesidades del usuario y la habilidad para hacer nuevos contactos. Fue uno de estos contactos el que presentaría a Noguera a Jennifer Lewis, la fundadora de Voxel8.

Gracias a esta progresión, Noguera ha sido capaz de crear tecnologías que "abren una miríada de posibilidades para la impresión 3D y contribuyen a hacer que la tecnología sea más revolucionaria", según el profesor de telecomunicaciones de la Universidad Europea de Madrid (España) Víctor Padrón. En opinión de este miembro del jurado de la competencia Innovators Under 35 Latin America 2017, "la democratización de las tecnologías de impresión 3D más avanzadas puede tener un tremendo impacto social a largo plazo". Otro miembro del jurado, el cofundador de MakerMex y ACELAB Automatización, Juan Carlos Orozco, destaca que "se trata de una implementación de primera clase de una tecnología que facilita la innovación al permitir la creación rápida de prototipos de nuevos inventos o productos".

via MIT Technology Review