Aprendiendo a manejar un negocio (en el proceso)

Courier-Issue-21-worksop-learning-the-job-1200x800.jpg

Por qué el director de la compañía de relojes Fears, Nicholas Bowman-Scargill, aprendió nuevas habilidades en lugar de contratar expertos. 

En 2014, trabajando en su trabajo de tiempo completo en Rolex, comenzó a pasar sus ratos de almuerzo planeando en cafés y finalmente se tomó dos días libres para sentarse en una biblioteca y escribir un plan de negocios. "Reflexionando, era un momento loco", dice Bowman-Scargill, quien es el tatara-tatara-tatara nieto de Edwin Fear, quien estableció la compañía en 1846. Paso los descansos aprendiendo contabilidad, y los fines de semana en viajes a Europa para conocer proveedores potenciales.

Si bien no es raro que los fundadores con presupuestos limitados prueben empleos esenciales, Bowman-Scargill fue mucho más allá. Intentó aprender habilidades especializadas en lugar de contratar la ayuda de un experto, una medida que redujo los costos pero que corría el riesgo de abrumar al nuevo fundador. Los fabricantes en Ginebra exigieron miles de libras para dibujos precisos de una esfera de reloj. Al aprender a usar Adobe Illustrator, Bowman-Scargill pensó que él mismo podría hacer el trabajo. Se matriculó en un curso nocturno en una universidad local.

Pronto agregó un curso sobre Adobe InDesign para que pudiera crear sus propios catálogos y folletos. Tomó una lección de un día sobre fotografía de productos usando la réflex digital de su padre, aprendió de Photoshop en videos de YouTube y obtuvo consejos en HTML que usó para construir el primer sitio web de Fears.

Aprender múltiples habilidades nuevas lleva tiempo, pero Bowman-Scargill dice que no hubiera podido progresar sin ellas. "Me siento satisfecho de que al menos entiendo la mecánica", dice. "Si bien nunca sabré cómo construir un automóvil completo, me alegro de saber cómo funciona un motor de combustión interna".

via Courier