Bicnic Foodtruck - Branding de Toormix

a2356062006201.5a81bb9cdea08.jpg

Bicnic nace como un proyecto con el foodtruck homónimo, el cual se ha convertido en un restaurante de cuchara de dos velocidades: el área rápida para combinar con la velocidad de la vida urbana y el espacio lento para tomar un descanso en el día.

El restaurante Bicnic supone un paso adelante en la emprendeduría gastronómica para el estudio, el cual se aplica a los conceptos del diseño de la experiencia y el servicio, el storytelling y la comunicación, el combinado con un proyecto culinario de primer nivel, el segundo proyecto empresarial con el equipo del Betlem. La iniciativa cuenta con una colaboración creativa y discursiva entre el equipo de cocina y el equipo de diseño de Toormix.

El local se articula bajo la idea de una escapada al campo, dividiendo su oferta en dos zonas y dos tiempos: el Bar Fast es una zona de entrada a la mitad del camino que ofrece una fórmula rápida a base de raciones y bocadillos para degustar sentado en taburete. Ideal para cuando quieres "algo rápido" pero no quieres renunciar a un buen producto. La segunda zona es el Slow Restaurant, una zona repleta de mesas de picnic, como si fuera una comida en el medio de la naturaleza se tratara. Área para gozar de la gastronomía entablados y con unos tempos más sosegados, una zona donde compartir es la clave. Bicnic se articula como un viaje al campo en el que puedes parar para reponer fuerzas.

La marca Bicnic nació como un proyecto centrado en un camión de comida y ahora aterrizó en un espacio físico. La identidad evolucionando con el mismo círculo y se desprende de la segunda rueda. La paleta de colores enriquece los materiales y las texturas gráficas toman importancia aplicando sus elementos dentro del mismo espacio y en los productos (posavasos, bolsas, vestuario, etc.). 

via Behance